Salta

Héctor Chiban: Un diputado con mucho “Acting” y ninguna idea

SALTA-Bartolomé Basurto.- ¡Qué ha sido de aquel Ágora griega, venerado espacio de la dialéctica cívica donde la oratoria tejía los mágicos laberintos de la palabra buscando hilar la verdad de las cosas, de aquellas que eran fugaces y las eternas!

¡El griego nos dio la democracia! … y el árabe nos legó a Héctor Chibán.

¿Acaso hemos pecado de demasía mayor que el Prometeo para merecer tamaño castigo de los dioses? ¿Ha de soportar la ciudadanía el peso del impuesto para mantener a este émulo de un Echarri de la Puna? ¿Qué cosa útil a la sociedad se ha plasmado en sus apariciones públicas que no sean diatribas, enjundias y menoscabos hacia las autoridades legalmente constituidas?

¡Invoco a Cardea, la diosa de las bisagras y al jabalí cósmico para que alguien me diga qué cosa prudente o interesante hemos escuchado provenir de labios de este faquir urbano!

¿Pagamos tamaño estipendio para escuchar a este Chibán declararse ateo, para escucharle donar lo que nunca pensó donar y ahora para menoscabar la figura de un señor como ha tenido en suerte esa Cámara de tener como presidente?

¿Esto es todo lo que hemos obtenido de Chibán estos años? Cuál ha sido el proyecto que ha revolucionado las categorías democráticas de la provincia. Cuál es el pedido de investigación sobre el atraco y el saqueo público de la administración pasada. ¿Dónde están los nombres de los funcionarios culpables de homicidios y de los reos de causas escabrosas que prometió librar cuando tuviera fueros? Este tirifilo nos recuerda la famosa frase “Los muertos que vos matáis gozan de buena salud”, casi un personaje salido de la comedia donde se la pronuncia: “Le Menteur”, traducido “El Mentiroso”… o sea.

Hemos de decir que al parecer el “modus operandi” de este Héctor Chibán para destacarse es siempre el de montarse sobre la figura de otro que sí se destaca. Ahora, advirtamos esto, viene bajando de categoría. Inició con negar a Dios para obtener titulares, luego, ido de ínfulas en las madrugadas le dio al gobernador Sáez, ahora se la toma con su presidente, Amat. ¿Sigue pronto un video denunciatorio contra Darío Madile? Y luego será tal vez el presidente de algún centro vecinal.

Este Chibán con su conducta histriónica y melodramática, atea y contumaz, está lindante en la indolencia atacando al presidente de la Cámara, un señor como es Esteban Amat –alias “El Tuti”-, cuyos modos gentiles no se reparan con la brusquedad etílica con que obra este Chibán.

Para colmo, las actitudes circenses de este Chibán incitan a que algunos de intelecto de bajo cociente pidan el regreso del Manuel Santiago Godoy –alias “El Indio-, al sillón de la presidencia. Esos no pueden ser sino conspiradores contra la democracia, porque pretender que vuelva al mismo sillón un sujeto que usurpó la banca por una generación impidiendo la alternancia que es la savia de la democracia, es cualquier cosa menos un demócrata.

Esperemos que la cuarentena le provea al diputado Héctor Chibán del tiempo en solitario para meditar sobre lo beneficioso de poner la neurona en funcionamiento antes que la lengua en movimiento.-

Fuente: www.ernestobisceglia.com

 www.laquintacolumna.com

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: