Salta

¿Por qué no avanzamos?: El país, la provincia y los municipios requieren de mentes lúcidas y renovadas

La falta de trasvasamiento generacional es la causa mayor del estancamiento y la corrupción

SALTA-Ernesto Bisceglia.- Los que tenemos algunos años y hemos atravesado el proceso de transformación política desde la última Dictadura militar hasta el presente, somos testigos presenciales de la depredación a la que se ha sometido a la Patria.

La idea de enriquecerse a costas de la cosa pública nunca ha podido ser extirpada, antes bien, se ha fortalecido a medida que transcurrieron los gobiernos hasta convertirse en la política de Estado más eficiente.

El problema del país, de la provincia y de los municipios es la continuidad “ad eternum” de la misma gente. Desde 1983 –y antes- tenemos los mismos nombres en los cargos públicos. Hay gente que no conoce el trabajo porque ha vivido del Estado siempre, incluso esta condición de mantenido público se ha hecho hereditaria. ¿Quién querría dejar la función pública y tener que trabajar como la mayoría de los ciudadanos? He allí la causa de la eternización en el poder.

Luego, han formado clanes políticos. Grupos bien definidos de intereses donde alternan en los cargos jugando a la perinola eterna donde “Todos ganan”. Se ha hecho del contubernio una industria muy lucrativa.

La solución está en manos de los ciudadanos, pero éstos no reaccionan, están adormecidos y cautivos por la dádiva y la hábil gestión de haberse hecho imprescindibles. Salir como Reyes Magos de la depreciada dignidad a regalar lo que no les costó es la manera de hacerse notar y captar votos. Ninguna idea renovadora cae de esos cerebros.

Por eso, la militancia cívica debe estar enderezada a desmontar estas viejas estructuras. Cuando decimos “viejas” eso es dos periodos. Nadie puede ni debe quedarse más de ocho años en la función pública. Hay que dejar el espacio para los venideros.

Si esto no se hace continuaremos siendo un país mediocre, vaciado por la iniquidad de grupos de minusválidos laborales incapaces de desempeñarse por su cuenta, vividores del tesoro público y armadores de logias. Tal el estado de la política hoy.

Es necesario que el vecino comience a reaccionar, a hacerse escuchar, porque al fin de cuentas es su voto el que encarama a estos administradores de su destino y los mantiene.

Mientras no se despierte, continuarán en la pobreza, en la limitación y en la esclavitud. Sencillamente porque este país será del tamaño de sus dirigentes.

Y ya vemos que son muy pequeños. Así es la Patria, la provincia y el municipio que tenemos.

Bien decía Lord Acton: El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamene”.

 

Fuente: www.ernestobisceglia.com

www.laquintacolumna.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: