Salta

Héctor Chibán, un diputado “youtuber” y trasnochado

Las declaraciones del representante del radicalismo de Salta resultan una vergüenza para la Cámara y los afiliados a ese Partido

SALTA.- En los días previos, el diputado Héctor Chibán ha utilizado las Redes sociales para desfogar su incompetencia en un modo que resulta alarmante en un legislador. La primera de estas apariciones mediáticas la hizo apenas terminado el mensaje del gobernador, Gustavo Sáenz, el domingo próximo pasado cuando anunció el descuento de haberes obligatorio a los agentes de la administración pública con destino a un Fondo de Emergencia, anuncio del cual hubo de retractarse apenas minutos después; un acto fallido producto seguramente de la incompetencia de algunos de sus “asesores”.

En ese debut como “youtuber” criollo, Chibán, le ganó al propio gobernador Sáenz mostrándose como un pródigo funcionario dispuesto a dar no sólo “el 10, el 15, sino también el 30% de mi sueldo como diputado provincial”. Una apuesta que habría hecho palidecer a cualquier empleado público. Acto seguido, en un acto de inmodestia republicana, el dicho diputado se jactó de haber sido uno de los primeros en donar cuando el gobernador decidió abrir la cuenta.

Claro, cuando la limosna es grande hasta el Arzobispo desconfía y la liberalidad de Chibán no era a título gratuito sino condicionada a cuatro factores, a saber: que se eliminen los gastos reservados “con lo cual nos vamos a ahorrar cientos de millones”. Luego, exigió dejar sin efectos “los dos nombramientos de jueces conque piensa incrementar la Corte de Justicia”, lo que más allá de la estupidez del pedido, constituiría un avasallamiento de un Poder sobre otro.

Acto seguido, pidió el “blanqueo de todos los sueldos de la administración pública” y finalmente exigió que se convoque al vicegobernador y al presidente de la Cámara de Diputados a convocar a sesiones “aunque sea en modo virtual”…, verdaderamente, el primer trabajador argentino. Debería ser peronista y no radical.

Chibán, Acto II

El sainete unipersonal de Chibán tuvo, sin embargo, una segunda parte, cuando acodado en un mueble, quizás para mantener el equilibrio, porque si es verdad que son tiempos de utilizar mucho alcohol, pero de modo externo y no ingerido, el ínclito diputado, ya posesionado en líder político se dirigió al pueblo de la provincia denunciando que el “gobernador ha convocado (para mañana jueves) al Senado para tratar la aprobación  de tres nuevos jueces de la Corte de Justicia” y agrega Chibán: “Este no es el camino”.

Y tenía razón, “no es el camino”, pero no es el camino porque el que debía transitar Chibán que demostró un nulo conocimiento de los procedimientos legislativos, de donde si hay que hablar de sueldos monstruosos para funcionarios ignorantes, el suyo es un caso paradigmático. ¿Cuánto gana Chibán para dar cátedra pública de cosas que no existen?

Será del caso en este espacio instruir al diputado Héctor Chibán enseñándole que la convocatoria no era para “designar” tres nuevos jueces sino para recibir los pliegos enviados a esa Cámara Alta en los cuales  el gobernador pide la designación de los jueces, apenas un trámite administrativo como pueden ser los pedidos de resolución, de declaración , de ley. Pero sepa Chibán que una vez recibidos –el jueves- esos pliegos van a la Comisión de Justicia que fijará un día para la entrevista a estos posibles jueces, de donde se proveerá un dictamen y recién llegará al Recinto para ser tratado el tema.

Debe preocupar a la ciudadanía y al propio Partido Radical, tener como representante a un sujeto que parece estar afectado de delirium tremis y dicta cátedra pública basado en algún Manual de Derecho Procesal o en alguna Constitución sancionada luego de una mesa de póker y whisky en la Sociedad Sirio Libanesa (la cual ya debería estar planteando la expulsión de un socio tan desquiciado) y que no tiene la más peregrina idea de los procedimientos legislativos.

El Derecho enseña que “nadie puede invocar su propia torpeza” como atenuante y que a “Confesión de parte, relevo de prueba”, de donde queda probada la ineptitud de Chibán para el cargo. El pedido de su juicio político debiera ser el próximo expediente a ingresar en la Cámara de Diputados. O una Cuestión de Privilegio, por lo menos.

Evidentemente, la prohibición de venta de bebidas alcohólicas le debe estar produciendo algún síndrome de abstinencia que no contento con esta saga de dislates, el dicho Chibán, aparece nuevamente en las Redes agradeciendo que gracias a su discurso no se trató la aprobación de los jueces en el Senado.

Si de sueldos abultados pagados a incompetentes se trata, el de Chibán es un caso testigo y fundados en sus propias palabras, el suyo debiera ser tan disminuido como su nivel neuronal. Así las cosas, no se comprende de ninguna manera la actitud de este diputado que decide reincidir en el bochorno.

¿O tal vez será que su ataque al gobierno de Gustavo Sáenz se deba a la anulación de algún jugoso alquiler de alguna de  las tantas propiedades que le alquila al Estado?

 

Por: Bartolomé Basurto

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: