Lucho Zavaleta

Hasta el Vaticano dio moratoria…

SALTA.- Que la economía hace 70 años viene mal para los argentinos, no admite contradicción alguna, pero si a esto adicionamos la profundización de la crisis económica como consecuencia del Coronavirus, estoy seguro de que quedaremos mirando el ARA San Juan desde abajo.

Estamos en un estadio en el cual ya no importa hasta donde nos hundamos económicamente, ahora sólo importa salir con vida de esta pandemia y esa debe ser la consigna de todos los argentinos, no sólo del pueblo, sino también del propio gobierno.

En esto apoyo y celebro que el gobierno de la Provincia de Salta haya demostrado estar a cargo de un Piloto de Tormenta que ha mostrado rápidos reflejos para anticiparse a la hecatombe sanitaria y entre las medidas que adoptó está la compra de camas y de 120 respiradores, de los cuales sólo llegarán 18 a la provincia que los pagó, todo ello como consecuencia de una resolución del Ministerio de Salud Pública de la Nación que incautó los mismos en el entendimiento de que se les asigna como destino a estos indispensables artefactos la Provincia de Buenos Aires por encontrarse allí la prioridad.

Estas imposiciones de la Nación a nuestra Provincia, podríamos tacharlas de confiscatorias, pero fundamentalmente son un claro reflejo de la ausencia del concepto de Federalismo. Estoy seguro que de resultar cierta tal prioridad, que probablemente lo sea, nuestro Gobernador no hubiera negado el cambio de destino tomando algunas previsiones en consecuencia, pero nada se acordó, rige la imposición como pauta de adiestramiento.

Si de comprar se trata, la Provincia de Buenos Aires tiene las puertas abiertas en el Gobierno de la Nación para solicitar la ayuda económica que entienda necesaria y la misma no será negada, entonces no tiene sentido confiscar los respiradores de los salteños que estaban destinados para su eventual utilización en caso de agravamiento de la situación sanitaria local.

La cuestión económica resulta secundaria y en su momento se la atenderá, pero lo importante es evidentemente la sanitaria porque ahí va la vida de todos o muchos de nuestros de nosotros y si de comprar se trata la Nación puede hacer el gasto, acaso no se emitió por $ 297 mil millones desde el 10 de diciembre de 2019 hasta días antes de que nuestra salud se vea amenazada, algo más en nada modificará la precaria situación de nuestra moneda.

Repito, lo económico se atenderá a su debido tiempo, demos prioridad a la salud, ya habrá tiempo para nuevas moratorias municipales, provinciales y nacionales; o es que acaso ante la grave situación del mundo no hemos visto como hasta el propio Vaticano en la persona del Santo Padre, nuestro coterráneo Francisco, en un hecho inédito no ha dado acaso una moratoria celestial y ecuménica, exonerando de todos nuestros pecados al mundo entero.

Por favor, basta de mezquindades y maniobras de imposición que no es momento.

Salta, Marzo de 2020.

Dr. Luis «Lucho» Zavaleta

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: