Salta

Miguel Nanni consuma la última desvergüenza: Entrega la Casa Radical para sede de Alfredo Olmedo

Por estas horas, en el frente de la histórica Casa Radical de Salta, flamea indolente la banderola que luce el rostro amarillo de Alfredo Olmedo

LA QUINTA COLUMNA-SALTA.– La carrera de entregar de las banderas y los valores históricos del radicalismo que ha promovido Miguel Nanni no tiene parangón en la historia del radicalismo salteño. La Unión Cívica Radical de Salta se ha caracterizado durante sus años de presencia política por reunir a los hombres más destacados intelectualmente, a los más valorados profesionales, a los periodistas que jalonan la historia de esa profesión en nuestra provincia, pero sobre todo, a los hombres y mujeres de mayor talla moral, inclaudicables en sus principios, capaces hasta de sufrir persecución, cárcel y exilio por mantener sus ideales republicanos desde la U.C.R.

Ha tenido que llegar Miguel Nanni y una banda de arrebatadores y oportunistas para que la bandera de los valores éticos y republicanos sea arriada del mástil en que flameaba y sea cambiada por el vil trapo con que los bandidos cubren sus rostros a la hora del atraco.

Sí, porque la gavilla que se enseñorea hoy en la histórica Casa Radical de Mitre 653, ha convertido ese templo laico en un aguantadero donde se cuecen los contubernios más escabrosos, donde se trafican cargos y se le pone precio a la cabeza de los correligionarios.

Estos facinerosos que han llegado a poner en duda la integridad de la propia Junta Electoral no han trepidado en mancillar la honra de figuras consulares del radicalismo salteño con tal de lograr sus espurios fines económicos y saciar su codicia de poder. Será el nombre de Miguel Nanni el que la historia de la política salteña recoja como el autor de haber arrojado a la gloriosa Unión Cívica Radical al abismo donde yacen los abyectos, los inmorales y los personeros del dinero.

Por estas horas, en el frente de la histórica Casa Radical de Salta, flamea indolente la banderola que luce el rostro amarillo de Alfredo Olmedo (el mismo color que representa la peste en el Apocalipsis), reciente comprador en la liquidación de temporada del antiguo Partido Renovador de Salta y de la Unión Cívica Radical, denunciando el estado de oferta en que han puesto estos facciosos que han entregado la gloria radical a precio vil.

No bastaba con jugar la “Lista 3” a la perinola amarilla donde “todos sacan”, sino que además tenían que entronizar como “Primus inter pares” a ese “Señor del Glifosato”, declarándose Nanni y sus sicarios en carácter de ovejas bajo el yugo de un “pastor”, que seguramente ejerce hasta el derecho de pernada con sus conciencias.

Pasarán estas elecciones y Alfredo Olmedo continuará su rutina de sembrar la nada en su camino, porque como el Atila de la posmodenidad salteña, donde su avioneta pasa no deja coclea en pie. Volverá en dos años Olmedo a tentar otra aventura política ya que como “vástago de rico” su juguete es comprar y vender candidatos para abandonar luego todo cuando su cerebro de malcriado se cansa del juguete.

Y cuando ello ocurra, Miguel Nanni, mariscal de la vergüenza radical y su cáfila de liliputienses mentales quedarán reducidos a una minúscula secta de beduinos de la política, esperando las próximas elecciones para volver a cometer el abigeato de candidatos y sobrevivir un tiempo más lucrando con el dinero público (Y del Partido, obviamente).

Éste es el desafío para los radicales auténticos, volver sobre sus tradiciones y envueltos en los valores de los grandes muertos que los preceden: Alem, Yrigoyen, Lebensson, Balbín, Alfonsín, hombres honestos y radicales de principios que dieron la cátedra más notable de la integridad cívica,  recuperar para la posteridad a la Unión Cívica Radical de Salta y como el Cristo, echar de la Casa Madre a estos mercaderes de la dignidad. Será Justicia, entonces.-

 

Por: Pedro Nicolás Abrahamson

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: